viernes, 8 de agosto de 2014

La comunicación de crisis construye o destruye una organización

Por: Asesmercom

Saber de comunicación es entender lo que el otro está explicando, manifestar vía verbal o a través de la escritura se determina el mensaje a descifrar. En la cual estos métodos se constituyen en apoyo y/o efecto, dañar una imagen si es a nivel empresarial, cuando sucedió este tipo de suceso.

Por tanto para evitar el anterior hecho las organizaciones actualmente, han diseñado un método que permite tener una percepción organizacional tanto positiva como negativa; y evitar de este modo, efectos reversos ante una situación de riesgo. Donde para evitarlo se requiere de un experto en consultoría de la comunicación, quien mediante la elaboración de un proyecto que vincule desde las directivas hasta el último funcionario.

La comunicación de crisis, nace de una necesidad en la cual las compañías empezaron a fomentar luego, de que en algún momento sufrieron desastres y para evitar de nuevo la recaída interna, determinados especialistas establecieron una estrategia enfocada al semáforo; consistente del siguiente método: luz verde, establece localización de inseguridades pero sin excesiva reputación; foco amarillo, igual que la primera pero con extensa gama de prestigio; e iluminación roja, final dudoso y peligro en la detección de variables.     

Ante una situación de calamidad, todos los negocios deben tener un compendio de crisis en el que contenga los dispositivos esenciales a determinar cuándo y después haya ocurrido el evento. En donde el Asesor encargado debe realizar recopilación de información, eludir espacios de comunicación y notificar inmediatamente, evitar el estrés de informar ante los medios, fijar procedimientos del mensaje (Comunicados, ruedas de prensa, crear una táctica de evaluación para conocer la magnitud de la crisis en los medios masivos y virtuales; apoyar los procesos de política institucional, sobre reputaciones negativas dentro de la empresa; por último, establecer un plan de acción para proyectar una idea corporativa.       

De igual manera, el orientador no debe comunicar sin el consentimiento de la junta y altos directivos; aprobar que se realicen revelaciones no preparadas con antelación; tener preferencias; engañar sobre información importante; ocultar notas esenciales para disminuir sucesos; revelar ignorancia, dominio e inexperiencia en el tema; entre otros hechos que perjudiquen la crisis.     


Finalmente la comunicación de crisis, es un método que puede ser agradable o decepcionante, ya que la forma en que se fomenté permitirá obtener reconocimientos y además si están bien enfocadas garantiza obtener opciones de fortalecimiento en los clientes externos e internos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario