viernes, 23 de octubre de 2015

De una revolución mecanizada a una digitalizada

Por: Asesmercom Asesorías y Capacitaciones Empresariales

La época comercial nace desde mucho antes en que se iniciara la civilización humana, permitiendo de esta manera descubrirse nuevos estilos que con el paso de los años, se convirtieran en una adquisición para la sociedad moderna quienes ya empezaban a tener conocimiento, manejo y acceso a diversos instrumentos.

Por tanto elementos tanto del sector textil como otros, fueron los más apetecidos ya que este le permitió a una colectividad andar siempre a la moda, obtener prendas obtenidas del mundo animal y asimismo una sofisticación en todo sentido. Sin embargo, este suceso también trajo consecuencias las cuales se destacan en primer lugar, la masificación; segundo, la domesticación y tercero, la industrialización. Permitiendo así al hombre dominar al otro mediante la esclavitud y arrogancia.

Es donde, a finales del siglo XIX y principios del XX, se genera una revolución que llevó acabar con hegemonías autoritarias y a su vez, crearse nuevos estilos de trabajo, posicionamiento entre otros procesos; que hasta hace más de dos décadas empezó a tenerse en cuenta.

Ahora, nuevo milenio nace otra sublevación, la era tecnológica en donde el ser humano ya deja de ejecutar trabajos manuales y más bien las maquinas o autómatas programadas pueden ejecutar tareas sin necesidad de tener manos de las personas; ya que los comandos programados permiten a la técnica realizar, ejecutar, determinado tiempo y reutilizarse; sin necesidad de esperar al individuo llegue a entregar un producto tardíamente.


Concluyendo de este modo, que la época productiva ha pasado por diversos estilos, métodos entre otras tácticas y ahora un nuevo centenario, con más de dos décadas le otorga esta potestad a locomotoras mientras al hombre, va poco a poco alejándolo e incluso, dejarlo sin herramientas en la cual ocupar su tarea y además, programarlo en otras dependencias cuyas responsabilidades sean ajenas a la operatividad.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario