martes, 8 de marzo de 2016

El periodismo y la política: Dos mercados unidos pero los clientes poco comprenden

Por: Asesmercom Asesorías y Capacitaciones Empresariales

La voz del pueblo es una herramienta por la cual, se da a conocer las necesidades que tiene una sociedad y más si se trata de hechos que beneficien su bienestar, participación, acceso y demás; procesos encaminados al desarrollo de una zona o lugar de residencia.

El periodismo, se constituye en el benefactor de apoyo y divulgación, asimismo permite generar mensajes a organizaciones para así estos de alguna manera acudan a las ayudas requeridas. Igualmente, cuando los medios masivos hacen su colaboración en frentes como la política su responsabilidad, es hacer frente al cubrimiento de la eficacia de este proceso.

Durante los mediados de los años 50 del siglo pasado, la prensa empezó a crear una nueva metodología donde, noticias sobre sucesos realizados por los gobernantes comenzaban a surgir e incluso empezar a tener una relación mutua con el gobierno; generando así con el paso de los tiempos una libertad de expresión, investigar con más profundidad hasta llegar ser parte en diversos momentos.

Estos anteriores hechos y las transformaciones suscitadas en el inicio del nuevo milenio, ha permitido que Periodismo y Política, empiecen a generar discordias ya que en algunos países el hostigamiento se convierte en la piedra en el zapato de muchos medios y a su vez, en generar un odio bastante profundo que hasta se llega a ser un mecanismo denominado “Censura”.  Algunos analistas empezaron a considerar esta relación impura en donde, se genera impunidad e indignación de poca fe.

Igualmente, los mass media poco a poco cambiaron su estilo,  pasaron de notas comunitarias a generar preferencias entre gobernantes; permitiendo así olvidarse que el pueblo y más bien otorgar espacios a dirigentes políticos.

Finalmente, los ciudadanos deben escoger entre una serie de mercados que no entienden por cual escoger porque si eligen el menos resulta ser más, pero dan preferencia al mayor se muestra débil y poco aceptable entre un sistema que ni la política ni la información se comprenden.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario